joaquin serranos abogado albacete consulte sin compromiso
 

joaquin serranos abogado albacete consulte sin compromiso joaquin serranos abogado albacete consulte sin compromiso derecho administrativo militar penal joaquin serranos abogado albacete consulte sin compromiso familias herencias

noticias legales  joaquin serranos albacete abogado


Ver el resto de Noticias.

Efectos reconciliacion de los cónyuges separados y pension de viudedad.

Sentencia de 23 de abril de 2012  del Tribunal Supremo.

Para que la reconciliación de los cónyuges separados produzca efectos en el reconocimiento de la pensión de viudedad se ha poner dicha circunstancia en conocimiento del órgano judicial correspondiente.

El Tribunal Supremo estima el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto contra la sentencia que concedió pensión de viudedad íntegra a la actora pese a encontrarse separada judicialmente del causante en el momento de la muerte de éste, por haber continuado la convivencia entre ambos desde la declaración de separación hasta el fallecimiento.

Recurre el Instituto Nacional de la Seguridad Social, y la Sala se pronuncia en el sentido de que la separación matrimonial, en tanto se mantiene el pronunciamiento judicial que la decreta produce -ex lege- unos determinados efectos, entre los que aparece, como el más esencial, el cese de la convivencia conyugal y la imposibilidad de vincular bienes de otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica. De aquí que, en tanto subsista y no se modifique por una nueva resolución judicial la decretada situación de separación matrimonial, la convivencia conyugal resulta legalmente inexistente, por más que pueda seguir dándose en la práctica o de hecho. Para que la reconciliación de los cónyuges separados produzca efectos en el reconocimiento de la pensión de viudedad es preciso que se produzca la comunicación al órgano judicial correspondiente, que exige el art. 84 CC.

La cuestión que se plantea en el presente recurso de casación unificadora consiste en determinar que efectos puede tener a los fines del percibo íntegro de la pensión de viudedad el hecho de que tras separación judicial del matrimonio, los que fueron esposos continúen la convivencia pero no pongan en conocimiento del Juzgado la reconciliación.

La sentencia recurrida ( STSJ/Canarias sede de Las Palmas de fecha 14-junio-2011 -rollo 764/2009, revocatoria de la de instancia JS/Las Palmas n.º 1 de 16-mayo-2008 y auto aclaración 30-octubre-2008 -autos 206/2006), -- en un supuesto en el que la actora contrajo matrimonio con el causante en fecha 25-12-1987, el matrimonio se separó por sentencia judicial de fecha 15- 11-1994 y que el fallecimiento acontece el 19-09-2005 y tras adicionar en suplicación como hecho probado que " Durante el proceso de separación judicial los cónyuges continuaron su convivencia hasta que finalmente hubo una reconciliación y fruto de la misma fue el nacimiento de su segundo hijo el día 23 de mayo de 1.998 " y que " La convivencia de los esposos y los hijos de ambos se mantuvo desde la celebración del matrimonio ocupándose la actora en todo momento de la atención de su esposo hasta su fallecimiento producido en septiembre de 2005, manteniendo hasta esa fecha las cuentas bancarias en común " -, otorga a la demandante la íntegra pensión de viudedad. La sentencia razona que, si bien conoce la doctrina de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, entiende que se trata de un " supuesto excepcional " pues " se trató de una mera separación formal y no material ya que la convivencia marital no cesó ", así como que " si para lucrar la pensión de viudedad en parejas de hecho el Tribunal Supremo ha establecido una doctrina constante sobre el requisito de convivencia (sentencia de 12 de Noviembre de 2010 que recuerda los razonamientos de las ss TS de 25 de mayo de 2010- recurso 2969/2009 ), 24 de junio de 2010 - recurso 4271/2010 y 6 de julio de 2010 recurso 3411/2009 -, entre otras ) y en la que nos dice que la convivencia more uxorio debe poder acreditarse mediante otros medios de prueba admisibles en Derecho y no exclusivamente mediante el certificado de empadronamiento, no cabe hacer de peor condición a los matrimonios separados y luego reconciliados, por el mero hecho de que no han comunicado al Juzgado de Familia la reconciliación, por lo que ésta Sala entiende que también debe poder acreditarse la convivencia continua y la reconciliación mediante otros medios de prueba admisibles en Derecho y no exclusivamente con la comunicación al Juzgado de Familia aunque sea esto lo mayormente deseable ".

La Entidad gestora recurrente invoca como contradictoria la STS/IV 21-julio-2008 (rcud 2705/2007 ). En esta sentencia se estimó el recurso interpuesto por el INSS en un supuesto en que la sentencia de suplicación había estimado el recurso de la actora. Constaba que la actora solicitó y obtuvo prestaciones de viudedad por el fallecimiento del causante ocurrido el 23-02- 2006, con el que había contraído matrimonio el 15-01-1971, habiéndose separado del mismo por sentencia de 20-06-1992; que el esposo continuó empadronado y viviendo en el mismo domicilio conyugal, en el que vivía la actora y los cuatro hijos del matrimonio, manteniendo libreta de ahorro donde domiciliaba su nómina junto con la demandante, presentaba con ella declaración fiscal conjunta, tenía señalado ese domicilio a efectos de cartilla sanitaria, donde se incluían como beneficiarios a la que fue su esposa y a los hijos, estando todos ellos designados como beneficiarios en los seguros y planes de jubilación, incluido el seguro de hogar, así como el suministro de gas natural, constando dicho domicilio en el contrato de trabajo; que la actora atendió al causante en las sucesivas enfermedades graves que padeció. La sentencia de esta Sala entendió, con cita de la reiterada jurisprudencia, que para que la reconciliación de los cónyuges separados produzca efectos en el reconocimiento de la pensión de viudedad es preciso que se produzca la comunicación de la reconciliación al órgano judicial, que exige el art. 84 del Código Civil.

Entre las sentencias comparadas concurren las identidades exigidas por el art. 217 LPL pues en ambos supuestos se trata de demandantes de pensión de viudedad que, tras largos años de matrimonio, se separan judicialmente, continuando, sin embargo, conviviendo con el que fue su esposo, en el mismo domicilio y no habiendo comunicado la reconciliación al Juzgado. Ante estos hechos las sentencias comparadas han emitido pronunciamientos diferentes ya que, en tanto la recurrida entiende que la reconciliación, aún no comunicada al Juzgado, produce efectos respecto a la pensión de viudedad, la de contraste entiende que no produce efecto alguno.

La cuestión ya ha sido reiteradamente resuelta por esta Sala que tiene una consolidada doctrina, a la que debe estarse por razones de seguridad jurídica acordes con la finalidad de este recurso, y que tiene su reflejo, entre otras, en las SSTS/IV 15- diciembre-2004 (rcud 359/2004 ), 2-febrero-2005 (rcud 761/2004 ), 23-febrero-2005 (rcud 6086/2003 ), 28-febrero-2006 (rcud 5276/2004 ), 25-septiembre-2006 (rcud 3169/2005 ), 2-octubre-2006 (rcud 3163/2005 ), 28-noviembre-2006 (rcud 672/2006 ), 29- mayo-2008 (rcud 1279/2007 ), 21-julio-2008 (rcud 2705/2007 ), 21-julio-2011 (rcud 4066/2010 ), 7-diciembre-2011 (rcud 867/2011 ).

Como se razona en esta última sentencia, con referencia a la STS/IV 15-diciembre-2004 (rcud 359/2004 ): "la separación matrimonial, en tanto se mantiene el pronunciamiento judicial que la decreta produce -ex lege- unos determinados efectos, entre los que aparece, como el más esencial, el cese de la convivencia conyugal y la posibilidad de vincular bienes de otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica ( art. 83 del Código Civil ). De aquí que, en tanto subsista y no se modifique por una nueva resolución judicial la decretada situación de separación matrimonial, la convivencia conyugal resulte legalmente inexistente, por más que pueda seguir dándose en la práctica o de hecho. Siendo esto así por las exigencias de la propia naturaleza de un Estado de Derecho, la voluntaria y comúnmente aceptada continuación de la convivencia matrimonial entre dos personas, que legalmente tienen suspendida dicha convivencia, no puede surtir efecto jurídico similar al de la convivencia matrimonial propiamente dicha. Y llega a la siguiente conclusión para que la reconciliación de los cónyuges separados produzca efectos en el reconocimiento de la pensión de viudedad es preciso que se produzca la comunicación [de la reconciliación al órgano] judicial, que exige el artículo 84 del Código Civil ".

Añade que " Por su parte la sentencia de 2 de febrero de 2.005 reitera que cuando la reconciliación no se comunica se está ante una reanudación de hecho de la convivencia, que, si bien puede tener efectos ante los cónyuges, como se desprende del precepto citado (la reconciliación...deja sin efecto lo acordado en el procedimiento de separación), no produce tales efectos ante terceros, condición que tiene obviamente la Entidad Gestora de la Seguridad Social, pues por razones de seguridad la reconciliación tiene que estar vinculada a un reconocimiento oficial. Y destaca que también hay que tener en cuenta la necesaria publicidad, que, en principio, resulta predicable de las situaciones relativas al estado civil y si la sentencia que acordó la separación se inscribe en el Registro Civil también tendrá que inscribirse la reconciliación, que sólo puede tener acceso al Registro a través de la resolución que el órgano judicial adopte, una vez comunicada por los cónyuges la reconciliación conforme al art. 84 del Código Civil ". Concluyendo que " la vida en común que se presume por el matrimonio ( art. 69 CC ) se suspende con la sentencia de separación (art. 83), lo que por cierto, no es incompatible con la reanudación temporal de la vida en el mismo domicilio (argumento a sensu contrario de la previsión del art. 87) porque se trata de una situación distinta -- precisamente porque no hay reconciliación -- de la vida en común (o tiempo vivido con el cónyuge en expresión del art. 174.2 LGSS ) que es propia de la convivencia conyugal. Y para que la reanudación de esa convivencia pueda dejar sin efecto ulterior lo resuelto en el procedimiento de separación (art. 84, párrafo primero), -- esto es, la suspensión de la vida en común de los casados que es el efecto propio de la sentencia de separación (art. 83) -- es necesario que los cónyuges, es decir los dos de consuno y no uno solo, la pongan en conocimiento del juez civil que entendió de la separación. Mientras tanto no es posible hablar de convivencia con relevancia jurídica a los efectos que se discuten ". 

Joaquín Serranos - Abogado Albacete - C/ Rosario 3-2-A (Albacete) - 967248909 - 617031308 - Divorcios, Herencias, Desahucios, Derecho Penal, Militar

 

nuteco diseño paginas web albacete